Integrative Bodywork and Movement Therapy. IBMT

«El filósofo rumano Mircea Eliade habla del hogar –el hogar ontológico y también el geográfico-y en una frase encantadora llama al hogar “ el corazón de lo real” (…) El Hogar es un lugar donde el orden de las cosas su une-Los vivos y los muertos-Los espíritus de los ancestros y los habitantes presentes, y la reunión y el descanso después de tanto trasiego»

Jeanette Winterson “¿Por qué ser feliz cuando puedes ser normal?

La complejidad del cuerpo es fascinante y las terapias somáticas asi lo reflejan; Candence Pert habla de los neuropéptidos como las moléculas de la emoción, Bonnie Brainbridge-Cohen ofrece habitar y en-cuerpar el periodo embriológico en el ser humano para sensibilizarnos con un lugar energético que hemos tenido y desde el cual nos hemos desarrollado, Annie Brook comparte el trabajo con David Sawyer en el campo de trauma perinatal, Peter Levine también trata el trauma como una reacción del sistema nervioso , Linda Hartley profundiza en la psicología somática y así numerosos terapeutas somáticos investigan y desarrollan su trabajo basado en la complejidad del cuerpo.

Hace 13 años me recomendaron un libro de algo que se llamaba anatomía experiencial: “Sensing feeling and action “ de Bonnie Brainbridge Cohen hoy uno de los campos de trabajo que practico es el de la Terapia corporal somática. Mis estudios con Linda Hartley en Inglaterra me han dado esta base de anatomía desde la experiencia del cuerpo que la terapia somática requiere para poder diferenciar los tejidos del cuerpo, sus actitudes, sus luces y sus sombras y asi poder acceder a la biografia de uno en su propia biología.

Uno de los lugares a través de los que accedo con mis clientes ( bebes, niños o adultos) a la complejidad y organización del cuerpo es el trabajo con los patrones neurológicos básicos, que es una de las áreas de estudio que tuve en mi formación.

«Existe un proceso de desarrollo natural, una secuencia de movimiento en potencia y una capacidad de percepción emergente, por la que todos pasamos en el viaje de aprender a caminar, hablar e interaccionar con el mundo .

A través de en-cuerpar (embodying) este proceso de desarrollo ganamos una sensación de maestría sobre nuestro cuerpo y del mundo físico que nos rodea, por lo tanto somos mucho más capaces de expresar nuestros potenciales individuales y de relacionarnos con los demás de una manera coherente y llena de significado.»

Linda Hartley, “Somatic Pshycology”, pág 95.

En este proceso se trabaja de manera somática (la experiencia del cuerpo desde el interior) y práctica (ejercicios corporales), los principios básicos del desarrollo del movimiento desde la concepción hasta el caminar.

Siempre desde una perspectiva somática se re-aprende una base de anatomía experiencial de cada patrón neurológico para luego poder investigarlo y practicarlo desde el movimiento, la voz, el trabajo con el contacto, la re-habilitación del movimiento (movement repattening), las improvisaciones en grupo…

Con el foco en el desarrollo del movimiento en la infancia podemos empezar a comprender cómo se ha desarrollado mi percepción y relación con el mundo y podemos habitar lugares nuevos, más orgánicos y eficientes que nos dan una posibilidad diferente a la mía habitual, transformando la sombra en luz.

Esta espiral de trabajo que comienza en la concepción y termina cuando el niño llega a sus dos pies y camina (18 meses aproximadamente) es muy sorpresiva para el adulto y especialmente beneficiosa para el trabajo con bebes y niños , ya que los pequeños comprenden a través de su cuerpo ( sensorial-motor) el mundo.

En este artículo voy ofrecer mi visión de tres lugares puntuales dentro de este proceso:

  • uno en el periodo embriológico:

1. La relación entre el saco amiótico y el saco vitelino,

  • otro en el periodo prenatal (en útero):

2. El patrón de movimiento de la Irradiación Umbilical,

  • y un último en el periodo perinatal (en tierra):

3. El patrón de movimiento de ceder y empujar homólogo de las extremidades superiores

1. Hogar

«La consciencia embriológica me provee de un lugar con mucho espacio y paz»

Bonnie Brainbridge Cohen, “The place of space”.

Una célula; el ovulo , una célula especial, sólo lleva la mitad del código genético que las demás tienen, una célula que no vive más de tres días una vez sale del ovario pero que lleva en los óvulos de esa mujer desde que ella estaba en el útero de su propia madre.

Otra célula especial; el espermatozoide, con la mitad del código genético también y con una estructura que le permite viajar en condiciones muy adversas, y que una vez ha iniciado su viaje su vida tampoco es muy larga, unos días si no ha cumplido su cometido.

Un encuentro entre una que espera y otra que viaja, 23 cromosomas se unen con otros 23 y dan lugar a una nueva célula, con toda la información para que un nuevo ser se desarrolle, un nuevo ser que en su edad adulta tendrá un promedio de 73 trillones de células que proviene de este primer encuentro.

Bonnie Brainbridge Cohen titula su artículo más conocido sobre el trabajo somático con la embriología “The place of space”, (yo lo he traducido como el lugar donde encuentras espacio), en él nos habla de que el trabajo somático con las estructuras y movimientos que ocurren a nivel embriológico ofrece un lugar donde exploro algo que ha sucedido en mi cuerpo y que ya no está, saborear estos espacios y movimientos me aporta un lugar esencial, primero, del que venimos.

Mi experiencia en el trabajo somático con la embriología (tanto a nivel terapéutico como educativo) es la de poder acceder a lugares que ofrecen muchas imágenes , sensaciones y emociones con la posibilidad de sanar de una manera muy esencial, muy primera.

Me gustaría explicar un poco más el trabajo con el movimiento del saco amiótico y el saco vitelino (saco de yolk) .Son dos estructuras que se forman aproximadamente a las dos semanas desde la concepción.

De esta primera célula y por división y contención (las nuevas células que se van creando ocupan la mitad de sitio y llevan la misma información) se genera una mórula que lleva a las madres de todas las células de mi cuerpo. Mientras esta mórula viaja hacia el útero se establece una estructura interna donde parte de estas células se juntan en un lado y el resto forma un espacio alrededor de este conjunto (blastocito)

Mientras esperamos a la casa que nos proveerá el útero materno establecemos nuestro propio espacio donde crecer (crorionic cavity). El grupo de células que se han juntado en un extremo comienzan a diferenciarse en un disco formado, de momento, por dos capas de células una interna (endodermo) y otra externa (ectodermo) donde comenzará a desarrollarse el embrión.

Estás mismas células que se diferencian en este disco también dan lugar a dos estructuras en forma de saco o globo, una delante del endodermo: el saco vitelino (yolk sac) y otra delante del ectodermo : el saco amniótico .

El saco vitelino es un cavidad de líquido nutritivo que nos aportará la energía para sobrevivir hasta que el cordón umbilical esté formado.

El saco amiótico es otro cavidad que contiene una sustancia liquida que nos dará protección y soporte.

Lo maravilloso de experienciar es que el embrión se va a proveer de la protección y la nutrición necesaria para crecer (a un ritmo vertiginoso por cierto) hasta que la mamá nos ofrezca esta posibilidad.

«Tenemos que establecer nuestro propio sistema de soporte antes de poder pasar al siguiente estadio de formación, esto es un proceso que seguirá esta pauta el resto de nuestra vida»

Bonnie Brainbridge Cohen “ The place of space”

Cuando a través de ejercicios corporales exploramos estas estructuras nos encontramos con asuntos básicos en relación a la nutrición y el soporte y con la fluctuación entre el sistema nervioso simpático y el parasimpático ( acción y reposo) , y podemos acceder de una manera somática a la historia de nuestras células proponiendo un lugar más saludable para nuestro cuerpo.

2- Diferenciación e integración

«Psicológicamente es necesario diferenciar aspectos y funciones de la psique para poder reintegrarlos en una manera de funcionar con el todo más eficiente.»

Linda Hartley, “Somatic Psicology”.

Otro patrón neurológico básico , otro movimiento que emerge en útero es el de la irradiación umbilical (navel radiation). Alrededor de las ocho semanas después de la concepción el embrión tiene seis extremidades (cabeza, brazos,cola,piernas) alrededor de la conexión con la mamá (cordón umbilical) en el centro, como una estrella de mar. Los movimientos que se observan se organizan alrededor de este centro siendo primero a través de los fluidos, luego movimientos reflejos y más adelante cuando el sistema nervioso ya está enervado, de carácter volitivo. La característica de este movimiento de la irradiación umbilical es que ninguna extremidad es más importante que otra y todas se relacionan hacia el centro y desde el centro, provocando una expansión y una contracción en los tejidos que es muy saludable experimentar.

Al poder recuperar esta calidad de movimiento podemos acceder a una sensación de integridad corporal organizada alrededor de un centro que no es el de la cabeza (sistema nervioso central) y el cuerpo puede recuperar un lugar de ser/estar sin ninguna intención concreta más que la del placer de moverse.

La mente (mind) que emerge de este movimiento tiene que ver con un lugar donde me siento completo, estoy entero ,mis seis extremidades se relacionan hacia el centro y desde el centro, un lugar donde no busco nada en concreto y recibo lo que necesito y dejo salir lo que no necesito, la sensación corporal de mi cuerpo integrado es muy sanadora y va a ser una base para el posterior desarrollo de la persona y el resto de movimientos de la espiral de los patrones neurológicos básicos

3- Separación

«En los animales tenemos unos sabios profesores. Ellos nos recuerdan los patrones neurológicos en tierra que transitamos cuando somos bebés. Estos patrones de movimiento nos dan una profunda base para la coordinación del movimiento y una manera muy rica de vivir en nuestro cuerpo.»

Annie Brook, “From conception to crawling”.

Por último me gustaría comentar uno de los movimientos en el desarrollo infantil que ocurre ya fuera de útero, en tierra, alrededor de los tres meses después del nacimiento: el movimiento homólogo de ceder y empujar de las extremidades superiores. Éste patrón se relaciona con los anfibios en el reino animal.

Después de pasar varios meses importantes transitando del mar, la contención y la mamá a la tierra, el espacio y las relaciones , comenzamos a poder llevar nuestras manos hacia el centro de nuestro cuerpo y nuestros ojos se comienzan a coordinar con ellas.

Cuando el bebé ha tenido la oportunidad de rodar en tierra y se pone boca abajo comienza a ceder peso hacia sus brazos y a empujarse con ellos en contra de la fuerza de la gravedad, desarrolla poco a poco un movimiento en el que su voluntad y deseo le hacen despegarse del suelo por primera vez para poder ver el mundo desde otra perspectiva.

Esto le da una sensación corporal de “ser” diferente de la tierra o de la mamá y la posibilidad de mirar desde otro lugar al mundo.

Cuando trabajo este movimiento muchos temas alrededor de la cintura escapular emergen ( hombros, clavículas, homóplatos, brazos), una zona con la posibilidad de tener mucha “carga” .Al poder gestionar de una manera más eficiente este trabajo en tierra mis brazos y cintura escapular van a llevarse ese soporte a la vertical, y al disponer de una mejor relación con el espacio voy a poder experimentar físicamente ir hacia lo que deseo o rechazar lo que no deseo con mis brazo y manos.

Hasta aquí mi aportación sobre el trabajo que estoy desarrollando, espero que les pueda ser útil de alguna manera.

“Coraje”

Una palabra que nos tienta a que pensemos hacia fuera, a correr valientemente hacia el fuego, a hacer algo bajo circunstancias extremas, y quizás sobre todo, a hacerlo y ser visto por los demás en público, mostrar coraje:ser el héroe de la historia, recompensado con medallas.

Pero un vistazo a los orígenes lingüísticos de la palabra nos llevan a una dirección más interior, a su templo original, en antiguo francés normando COEUR o CORAZÓN.

El coraje es la medida de nuestra participación en la vida desde el corazón (desde el sentir del corazón), con el otro, con la comunidad, con el trabajo ,con el futuro.

Tener coraje no significa necesariamente ir a ningún sitio o hacer algo, excepto hacer consciente esas cosas que ya sentimos profundamente y luego vivir a través de la vulnerabilidad interminable de sus consecuencias.

Tener coraje es experimentar con profundidad las sensaciones del cuerpo y el mundo;vivir a la altura de las necesidades de la relaciones que ya existen, con las cosas por las que ya nos preocupamos ; una persona, el futuro, las posibilidades en la sociedad o lo desconocido que nos asusta.

Tanto si nos quedamos como si nos marchamos, tener coraje es estar cerca de la manera que estamos hechos.

David Whyte, Readers, Circle Essay “Courage”

Bibliografía

Jeanette Wintterston “¿Por qué ser feliz cuando puedes ser normal?” Editorial Lumen 2012.

Linda Hartley “Somatic pshycology” Whurr publishers 2004.

Bonnie Brainbridge Cohen Artículo “The place of space” revista Contact Quarely summer/fall 2006.

Bonnie Brainbridge Cohen “Sensing feeling and action” Contact Editions 1999.

Candence Pert “Molecules of emotion” Pocket books 1999.

Peter Levine “Trauma trhough a child,s eyes” North Atlantic books 2007.

Martini “ Fundamentals of Anatomy and Physiology” Pearson Education 2006.

Annie Brook “From conception to crawling” Smart body books 2010.

David Whyte ”Courage” Ensayo, Circle essay, Readers.

Compártelo!